El paso del huracán Odile por la península de Baja California dejó calles inundadas, casas y hoteles destruidos y saqueos en distintos comercios de la zona.

Las autoridades mexicanas advierten que podrían producirse más deslizamientos de tierra en los próximos días, mientras la tormenta avanza hacia el noroeste.

La ciudad de San José del Cabo se encuentra sin servicio de agua potable y energía eléctrica y no hay comunicaciones ni acceso vía terrestre a su zona norte.

“Todo el lugar está devastado, las ventanas quedaron destruidas, los árboles y cables de electricidad por el suelo”, dijo a la agencia Reuters Mauricio Balderrama, manager del Cabo Surf Hotel y Spa en San José del Cabo, quien luego confirmó que todos sus huéspedes se encontraban a salvo.

“Me estoy llevando agua para los niños y comida para el bebé. Nunca se sabe lo que pueda pasar mañana”, dijo Osvaldo López de 41 años a periodistas, cuando salía de una tienda de conveniencia.



Source link