Nueva York — Las Grandes Ligas recortaron los salarios del personal directivo en un promedio del 35% para este año, y garantizarán el pago para sus empleados de tiempo completo en las oficinas centrales hasta el final de mayo.

El comisionado Rob Manfred hizo el anuncio el martes, mediante un memo a los empleados, del que The Associated Press obtuvo una copia. Manfred dijo que, además, su oficina cumplirá con todas las retribuciones previstas para los equipos hasta mayo.

“Como parte de los esfuerzos para proteger a la organización, el personal directivo y yo hemos decidido reducir nuestras compensaciones en un promedio del 35% para el 2020 y ayudar a la organización a superar este terrible momento”, escribió Manfred en el memorándum.

“Como resultado de estos hechos estoy contento de estar en posición de asegurar que todos los empleados recibirán su salario normal en abril y seguirán recibiéndolo hasta el 31 de mayo”, escribió. “Estoy profundamente agradecido con los dueños por apoyar mi decisión de seguir respaldando a nuestros empleados en un momento en que los dueños y los equipos están enfrentando sus propias dificultades financieras”.

La temporada de la MLB debió comenzar el 26 de marzo y los equipos acordaron pagar por adelantado 170 millones de dólares del salario para los primeros 60 días de la temporada.



Como parte del trato, los jugadores acordaron renunciar a la reclamación del resto de los 4 mil millones del salario si no se disputan un solo juego de la temporada.

Las Grandes Ligas y el sindicato de peloteros han entablado sólo conversaciones preliminares sobre potenciales formas para comenzar la temporada si hay permiso de las autoridades federales, estatales y locales, así como de las autoridades de salud. Tener a todos los equipos en una sede en Phoenix se encuentra entre los planes de contingencia examinados.

“Como lo esperarían, estamos considerando y analizando numerosas posibilidades”, escribió Manfred. “Sólo se ha tomado una decisión con respecto a la temporada 2020: Las Grandes Ligas volverán al terreno de juego sólo cuando las autoridades de salud acuerden que es apropiado jugar y cuando estemos convencidos de que regresar al campo es seguro para los jugadores, empleados y fanáticos. Asimismo, nunca, pensando en volver a jugar, desviaremos recursos que deberían ser utilizados en iniciativas de salud pública”.

Manfred dijo que sus líderes de finanzas han trabajado con los jefes de departamento y han recortado “programas, cancelado eventos, retrasado los gastos de capital y renegociado contratos con vendedores”.





Source link