El rover Perseverance de la a Marte, el laboratorio de astrobiología robótica más avanzado que jamás haya volado a otro mundo, se acercó el miércoles al final de su viaje de siete meses y 470 millones de kilómetros, a horas de un temerario intento de aterrizaje en el Planeta Rojo.

Con 596,000 kilómetros por recorrer, el se precipitaba a través del espacio para el aterrizaje el jueves dentro de una vasta cuenca llamada Cráter Jezero, lugar del lecho de un lago marciano y delta de un río desaparecido, dijeron los encargados de la misión.

El objetivo principal de la misión de dos años, y US$ 2,700 millones es buscar evidencia de que organismos microbianos pudieron haber florecido en Marte hace unos 3,000 millones de años, cuando el planeta era más cálido, húmedo y presumiblemente más acogedor para la vida.

El Perseverance, más grande y sofisticado que cualquier otro de los cuatro vehículos científicos móviles de la que aterrizaron antes en Marte, está diseñado para extraer muestras de roca para análisis futuros en la Tierra, los primeros especímenes de este tipo recolectados por la humanidad en otro planeta.

“Puedo decirles que el Perseverance está funcionando perfectamente en este momento, que todos los sistemas están listos para aterrizar”, dijo Jennifer Trosper, subdirectora de proyectos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, cerca de Los Ángeles, en una sesión informativa en línea.

Los ingenieros de la misión enviaron un comando a la nave espacial el lunes por la noche para activar los sistemas a bordo para la entrada, el descenso y el aterrizaje atmosférico, dijo Trosper.

Los datos recibidos del rover, aún guardados dentro de la cápsula de la etapa “crucero” de la nave espacial con destino a Marte, muestran que el vehículo “se dirigió exactamente adonde queremos estar”, sin que se prevean correcciones de rumbo de último minuto, afirmó.

Sin embargo, los ingenieros de la NASA reconocieron que llevar el rover de seis ruedas del tamaño de un SUV de forma segura a la superficie de Marte es la parte más arriesgada de la misión.

Mucho depende del resultado. Sobre la base de casi 20 años de viajes estadounidenses a Marte desde el sobrevuelo del Mariner 4 en 1965, el éxito del Perseverance sentaría las bases para demostrar de manera concluyente si alguna vez existió vida más allá de la Tierra, al tiempo que allana el camino para enviar humanos a explorar el cuarto planeta desde el sol.

This content was originally published here.