Manifestación en favor de los 'dreamers' frente al Tribunal Supremo en 2019.
Manifestación en favor de los ‘dreamers’ frente al Tribunal Supremo en 2019.SAUL LOEB / AFP

La Administración de Donald Trump ha anunciado este martes que renovará solo por un año la protección de deportación a miles de inmigrantes irregulares que llegaron de niños a Estados Unidos, conocidos como dreamers, en vez de los dos años habituales. El Secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, informó en una conferencia telefónica que ejecutarán esta medida mientras revisan el fallo del Tribunal Supremo, que hace poco más de un mes le impidió al mandatario republicano poner fin al programa DACA, que beneficia a cerca de 700.000 jóvenes. A poco más de tres meses para las elecciones presidenciales, el Gobierno estadounidense también anunció que rechazará cualquier nueva solicitud para formar parte del programa.

Cuando el Supremo calificó las acciones de la Administración como “arbitrarias” y “caprichosas” en su intento de suspender DACA, Trump advirtió que buscaría nuevamente la forma de aniquilar el programa heredado de la era Obama. Cuarenta días después, el Departamento de Seguridad Nacional ha publicado una nueva estrategia mientras prepara su ofensiva: rechazar todas las nuevas solicitudes de DACA y solicitudes asociadas para documentos de autorización de empleo; rechazar solicitudes nuevas y pendientes de libertad condicional en ausencia de circunstancias excepcionales; y limitar el período de renovación de protección a un año.

“A medida que el Departamento [de Seguridad Nacional] continúa analizando la política [Acción Diferida Para los Llegados en la Infancia] y considera nuevas acciones, el Congreso debe actuar sobre este asunto”, sugirió Wolf. “Existen importantes argumentos políticos que pueden garantizar la eliminación total de la política de DACA”, agregó. El anuncio es un nuevo giro en la estrategia migratoria de la Administración. A comienzos de julio Trump dijo en una entrevista con José Díaz-Balart en Telemundo: “Voy a hacer una gran ley de inmigración”. “Uno de los aspectos de la ley va a ser DACA, vamos a tener un camino a la ciudadanía”, remarcó dos veces.

Pero la postura que ha prevalecido es la misma desde que Trump llegó a la Casa Blanca. El republicano ha intentado desde entonces eliminar el programa que puso en marcha el expresidente Barack Obama en 2012, alegando de que es “ilegal” e “inconstitucional”. El Supremo rechazó estos argumentos y consideró que los tribunales inferiores no tienen potestad para revisar la decisión de eliminarlo. El republicano tildó en su día de “horrible” la decisión, y dijo que el fallo del máximo órgano judicial del país, que opera de manera independiente, estaba “motivado políticamente”.

El Supremo dejó abierta la puerta para que la Administración pueda intentar nuevamente eliminar el programa. Un alto funcionario dijo a Reuters que iban a hacer “una revisión exhaustiva” de los documentos que entregaron inicialmente para justificar la finalización de DACA. Las encuestas muestran que el programa es en general muy popular entre votantes de los dos partidos.

Suscríbase aquí a la newsletter semanal sobre las elecciones en Estados Unidos.





Source link